GASTOS DEDUCIBLES EN EL IRPF

La Agencia Tributaria permite a los autónomos desgravar los gastos de su actividad en la Declaración de la Renta (IRPF)

 

Los criterios de Hacienda para que un gasto sea deducible son:

  • Estar vinculados a la actividad realizada por el autónomo.
  • Estar justificados mediante factura. También valen las facturas simplificadas (tickets).
  • Estar registrados en la contabilidad.

 

Los gastos deducibles en el IRPF más habituales de los autónomos son:

  • Compras de mercaderías para el desarrollo de la actividad.
  • Bienes de Inversión.
  • Servicios Profesionales Independientes (asesoría, abogados, notarios).
  • Reparaciones y Conservación (gastos de mantenimiento, repuestos y adaptación de bienes materiales).
  • Otros servicios exteriores (suministros, publicidad, gasóleo, comidas, peajes, medios de transportes, aparcamientos).
  • Sueldos y salarios.
  • Seguridad Social a cargo de la Empresa.
  • Otros gastos de personal (gastos de formación, indemnizaciones).
  • Tributos y tasas.
  • Colegios Oficiales y Profesionales.
  • Gastos financieros.