Prestación por riesgo del embarazo

Protección destinada a proteger a la futura madre de los posibles riesgos que pueda tener durante el embarazo y que sean incompatibles con el trabajo.

 

Si el puesto de trabajo supone un riesgo para la situación de embarazo de la trabajadora, el empresario deberá adoptar las medidas preventivas necesarias o cambiar a la trabajadora de su puesto de trabajo.

 

Cuando todo esto no es posible es cuando se debe solicitar a la Mutua un certificado médico de riesgo. El riesgo debe estar relacionado con el puesto de trabajo, si no se trataría de una Incapacidad Temporal.

 

Cuando el médico de la Mutua considerara que existe riesgo para el embarazo, a partir de ese momento, el empresario podrá suspender el contrato de trabajo y la trabajadora solicitar la prestación por riesgo durante el embarazo.

 

La prestación supondrá el 100 % de su base reguladora (Salario Base + Prorrateo Pagas Extra), quitándole la parte correspondiente a la cotización de la Seguridad Social y la retención de IRPF. Eso supondrá que durante la prestación de riesgo de embarazo y de maternidad cobrará las pagas extra prorrateadas en las prestaciones percibidas.

 

Una vez el médico de la mutua apruebe dicha prestación, la trabajadora podrá disfrutar de ella hasta la fecha del parto, a partir de ahí pasará a cobrar la prestación por maternidad, debiendo solicitarla en el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

 

Hay que tener en cuenta que esta prestación es incompatible con una baja de Incapacidad Temporal tramitada por el médico de cabecera, por tanto la gestante NO debe presentar ninguna patología obstétrica y/o patología asociada a su embarazo, es decir, debe tener un embarazo “normal”.

 

Es una prestación beneficiosa para ambas partes, empresa y trabajadora, por las siguientes razones:

 

  • Mientras que la mayoría de las veces una baja de Incapacidad Temporal supone el 75 % de la base reguladora para la trabajadora, esta prestación asegura el cobro del 100%.
  • Si la empresa decide contratar a un/a trabajador/a en sustitución de la empleada en baja de riesgo de embarazo, bonificará el 100% de los seguros sociales de ambos trabajadores.